El Aviaducto

miércoles, junio 22, 2005

Argumentos para la igualdad

Gracias a La Luz me he enterado de que existe un texto bien majo que la FELGT está distribuyendo en una campaña de información. El texto lo pego a continuación, pero sí os pediría que en vista de cómo se están poniendo las cosas, lo distribuyérais entre vuestros contactos, amistades, o foros en los que participéis.

Argumentos para la igualdad
"Familias diversas, familias con derechos:" campaña explicativa sobre qué implica el reconocimiento del matrimonio homosexual

Nuestra realidad social ha cambiado profundamente en los últimos tiempos; las familias también : madres y padres solteros, parejas que se separan o se divorcian, familias con hijos/as de anteriores relaciones, familias sin descendencia, familias de acogida,... En este nuevo contexto también encontramos a las parejas de gays y lesbianas y a sus hijos/as. Son las familias homoparentales.

La sociedad y las leyes han ido, lentamente, ampliando el concepto de familia y asumiendo estas nuevas realidades familiares. Ahora se trata de acabar con la discriminación legal que aún sufren las familias que constituyen gays y lesbianas y, sobre todo, sus hijos/as. Para ello es imprescindible el reconocimiento legal del matrimonio civil entre personas del mismo sexo; con este derecho seremos, definitivamente, iguales ante la ley y nuestras familias recibirán el mismo trato, la misma protección, que ya tienen las que forman una mujer y un hombre.

Todos y todas somos iguales ante la ley. Esta es una garantía básica de una sociedad democrática y por ello no es aceptable ningún regateo de nuestros derechos. La dignidad no es negociable, la igualdad es completa o no es igualdad. Queremos, como cualquier otro ciudadano, poder decidir libremente si queremos casarnos o no y con quién, con todos los derechos y todos los deberes que ello implica.

Lesbianas y gays somos ciudadanas y ciudadanos con todas las obligaciones pero no con todos los derechos. Hasta ahora se nos ha negado la posibilidad de contraer matrimonio civil y con ello poder acceder a toda una serie de derechos que sí tienen las parejas heterosexuales que deciden casarse, como por ejemplo, acceder a una pensión de viudedad, la cobertura de la seguridad social, el derecho de nacionalidad si nuestra pareja es extranjera, hacer la declaración de la renta conjunta, la consideración como primer familiar en la obtención de una herencia, el sistema sanitario o en los seguros de vida... Todos estos derechos y otros más, que tienen las parejas heterosexuales que se casan, están vetados a gays y lesbianas que, en el mejor de los casos, se han tenido que enfrentar a largos procesos judiciales para conseguirlos, a veces sin éxito.

Lesbianas y gays formamos familias, tenemos hijos . No somos estériles, tenemos hijos biológicos, podemos adoptar individualmente y, en el caso de las lesbianas, pueden recurrir a la inseminación artificial. Exigimos que nuestros hijos/as tengan la misma protección que el resto de niños. Y para ello es necesario que se les reconozca por derecho, legalmente, que tienen dos padres o dos madres, como ocurre ya de hecho, en su vida cotidiana. Lo contrario es vulnerar el interés y bien del menor; por ejemplo, en el caso de una separación de sus padres/madres hay que establecer una pensión y un régimen de visitas o, ante un fallecimiento, heredar el patrimonio de quien, hoy por hoy, no es su madre o padre legal.

La reivindicación del derecho al matrimonio es asimismo la expresión de la lucha por la igualdad y en contra de la homofobia social que aún existe. Si gays y lesbianas merecemos el absoluto respeto de la sociedad como personas, también lo merecen nuestras familias y nuestros hijos/as. Las leyes deben garantizar ese principio. Quienes atacan nuestro derecho al matrimonio están expresando una disimulada, a veces no tanto, homofobia, tratando además de imponer al conjunto de la sociedad sus valores y un modelo único y excluyente de familia. Sin embargo, la realidad es innegable, la diversidad familiar es cada día mayor y los poderes públicos deben avanzar para protegerla.

Acceder al matrimonio civil es ser, definitivamente, iguales ante la ley y supone un paso muy importante para luchar contra la discriminación social que sufrimos lesbianas y gays. Las leyes deben dar ejemplo a la sociedad y eliminar cualquier tipo de discriminación; sólo así podremos avanzar en el respeto social hacia la diversidad.


Difunde este texto por correo electrónico para hacer llegar nuestras razones al máximo posible de personas. Frente a los insultos y la discriminaación que sufrimos planteamos razones y argumentos solidos y consistentes. ¡Pásalos!

8 Comments:

  • Pues sí, haré llegar este mail al mayor número de gente posible. Siendo realista soy consciente de que todavía hay que dar razones para tener los mismos derechos que cualquiera. Es "curioso".

    By Blogger Telita, at 5:24 p. m.  

  • Pero, estas cosas ¿hay que seguir diciéndolas?

    By Anonymous bea, at 5:31 p. m.  

  • Bea: ¿tú qué crees?

    Gracias Telita. Yo ya he hecho lo propio... :-)

    By Blogger El Ave, at 5:34 p. m.  

  • El otro día mi primo y su chica me decían que se habían hecho pareja de hecho (van a tener un hijo y había que atar las cosas). Todavía no he logrado encontrar un documento en el que me diga cuáles son las diferencias legales enter la pareja de hecho y el matrimonio. ¿Alguien puede ayudarme? Porque mis primos decían que era lo mismito... Y yo no supe decirles si sí o si no.

    By Anonymous Lenteja, at 3:12 p. m.  

  • Depende de cuál se ala comunidad autónoma en la que vivan. Si por ejemplo so comunidad no tiene ley de parejas, no es ni parecido. Primero, deberían registrarse como pareja de hecho. Segundo, si no hay ley de parejas, no tienen derecho a la sanidad conjunta; si a uno de ellos le pasa algo y tienen una criatura, la otra persona no tiene derechos sobre el niño (tendrían que ir a un tribunal); derechos sucesorios, de hacienda.... Como tienen la suerte de ser los dos españoles, en cuestión de residencia nada. PERO: suponiendo que uno de ellos consiguiera trabajo en el extranjero y quisieran emigrar los dos, solamente podrían conseguir permiso de residencia para la otra persona caso de estar casados. Etc. etc. etc. Son tantas cosas.... :-(

    By Blogger El Ave, at 3:26 p. m.  

  • Vamos, que varía según (a) si su comunidad autónoma tiene una ley de parejas o no, y qué derechos les otorga (por ejemplo solamente aquellas comunidades con competencia de sanidad pueden conceder derechos a las parejas de hecho, pero en las comunidades donde la sanidad es competencia del Estado, no); y (b) si hablamos de derechos sobre los cuales tienen competencia las comunidades (como por ejemplo la sanidad en algunas de ellas) o el Estado (como por ejemplo la inmigración o las relaciones exteriores).

    By Blogger El Ave, at 3:28 p. m.  

  • Vamos, que a lo que voy: supongamos que mañana tu prima consigue un trabajo en Irlanda, por poner el caso, y se quiere llevar a tu primo y a su hijo. Pues siendo pareja de hecho no pueden emigrar legalmente porque las leyes de la mayoría de los países únicamente reconocen el matrimonio, de manera que a tu primo podrían denegarle un permiso de residencia allí. Que no sé si es su caso, pero por poner un ejemplo.

    By Blogger El Ave, at 3:30 p. m.  

  • Aaaahhhmmmm, muchas gracias, Ave :)
    Sí, será que en los Madriles tienen todos los derechos igual al matrimonio. Pero eso que dices de la migración y tal, pues sí es un problema incluso en ese caso.
    :)

    By Anonymous Lenteja, at 12:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home