El Aviaducto

lunes, junio 27, 2005

Vargas Llosa (y II)

Parece que levanta polémica el hecho de haber colgado una columna de Vargas Llosa en el blog sin haber hecho la correspondiente crítica. Bien: respondo. Creo que la columna debe leerse como lo que es: el aviso de un liberal a un Partido Popular cada vez más escorado hacia la derecha. Ni más ni menos, ni menos ni más. Para mía, la columna - aunque publicada en El País - es "de consumo interno," y está dirigida hacia esos votantes del PP que más menos, menos más, se consideran liberales de centro-derecha. No son muchos, pero ahí están. Eso por un lado. Por otro lado, esta no es la primera vez que Vargas Llosa escribe una columna de estas características. Son varias las veces en las que ha escrito a favor de la igualdad para las personas LGBT, todo ello claro está dentro del contexto de su ideología liberal. Y lo ha hecho al tiempo que muchos, dentro de la autoproclamada "izquierda," seguían negándonos derechos.

Ahora, mi crítica (cosa que tenía que haber hecho ayer pero como no tuve ganas, pues nada). Vargas Llosa tiene razón en dos cosas esenciales: (a) la negativa del PP a reconocer la igualdad para las personas LGBT y su alineamiento con las posiciones de la Iglesia está alejando al partido de los principios liberales que supuestamente debería defender; y (b) la defensa de los derechos LGBT y la homofobia respectivamente no son exclusivas de una u otra ideología (socialismo y liberalismo respectivamente) y, en consecuencia, se puede decir que no siempre la izquierda ha sabido dar una respuesta adecuado al reto planteado por la realidad LGBT. Ya escribí en otra ocasión algo sobre la homofobia de izquierdas, y me referí entonces al artículo publicado por Lionel Jospin en contra de la legalización de los mtrimonios entre personas del mismo sexo como ejemplo. Hasta aquí, de acuerdo.

Pero Vargas Llosa se equivoca - quizás conscientemente - en varios puntos. Primeramente, mezcla churras con merinas, igualando como por arte de magia el sistema estadounidense con las socialdemocracias nórdicas. Es cierto que EEUU es, en teoría al menos, una democracia liberal, y que gracias a los principios filosóficos del liberalismo se han ido consiguiendo avances que han modificado en cierta manera la brutal realidad de un país nacido del genocidio y la explotación. Ejemplos hay muchos, pero por mencionar varios, la lucha por los derechos civiles, la lucha por el reconocimiento de los derechos de personas con minusvalías, o los principios del movimiento LGBT, se enmarcan en cierta manera dentro de la idea del liberalismo clásico de que lo que es bueno para el individuo es bueno para la sociedad, y que los derechos individuales deben ser la medida de todas las cosas. Por desgracia, a don Mario se le "olvida" mencionar la cara oscura del liberalismo clásico: el mismo que promovió políticas estatales homogeneizantes en toda América Latina desde mediados del siglo XIX, que promovió el genocidio indígena en lugares como Guatemala, Nicaragua, Brasil, o Chile en nombre de la lucha contra la "barbarie," etc. etc.

Vargas Llosa aprovecha que el Pisuerga pasa por Valladolid para arremeter de una tacada contra Castro, Chávez, y todo el que se ponga por delante. Tiene razón en una cosa: las izquierdas (incluidas las que tienen pósters del Che en las paredes de su habitación) no siempre saben responder coherentemente al reto de nuestra realidad. Que la homofobia no es patromonio de la derecha no creo que sea discutible. Que con la Revolución en Cuba los homosexuales lo han tenido muy difícil hasta hace bien poco, tampoco. Pero las cosas cambian, y lo mismo que las izquierdas se van haciendo más plurales y heterogéneas en la mayoría de los casos (ahí está el ejemplo de Chiapas, donde los derechos LGBT son parte integral de la agenda indígena), también es verdad que el liberalismo clásico está dejando paso a un neoliberalismo donde ya no priman los derechos del individuo, sino la realidad del mercado. No sé qué opina Vargas Llosa al respecto (y me da lo mismo), pero está claro que cuando habla de "liberalismo" está metiendo en el mismo saco doctrinas y realidades diferentes. Es fácil apropiarse de los éxitos del movimiento LGBT y decir que han sido posibles en parte gracias a la ideología liberal, cuando precisamente lo que ha ocurrido es que gran parte de esos éxitos se están consiguiendo a pesar de la ideología neoliberal, que predica un nuevo totalitarismo en el que los valores individuales se desprecian en favor de valores colectivizados/mercantilizados.

Estoy de acuerdo con las críticas expresadas en algunos de vuestros comentarios. Mi intención no era, como podréis imaginar, decir "qué majo Vargas Llosa y cuánto nos quiere." Quería, por un lado, continuar con la discusión sobre izquierda y homofobia que ya empecé anteriormente; me interesa poco el debate interno en la derecha: allá se las arreglen ell@s solit@s, tanto si encuentran su "centro" como si no. Pero sí me interesa más ver cómo la autocrítica liberal puede ayudarnos a poner en perspectiva la realidad de nuestras izquierdas (ya me escandalicé hace varias semanas cuando leí a Zerolo decir, sin ningún tipo de vergüenza, que el PSOE había sido "el primer partido en defender al igualdad de gais y lesbianas" o algo parecido, mientras tenía a su lado a su pareja, que es de IU). La autocrítica de Vargas Llosa es representativa del enorme fracaso de la política popular del acoso y derribo, que está asustando incluso a algunos de sus votantes liberales de centro. Por eso me parece tan importante, y por eso la colgué aquí. Aunque en todo lo demás (mujeres, indígenas, Perú, Iraq) esté en completo desacuerdo con él.

4 Comments:

  • Es algo tan sencillo como que las ideologías degeneran, bueno las ideologías las degeneramos, mejor dicho, o bueno, nos escudamos en ellas para defender lo propio. El liberalismo con unas bases esencialmente buenas puede ser interpretado de manera tendenciosa por quien venga. Quiero decir, el PP se queda con lo que le conviene, al igual que la alta jerarquía eclesiástica se ha aprovechado en muchos momentos de los mensajes de paz de Jesús para promover la sumisión del individuo: "Los últimos serán los primeros..." y frases como ésta pueden tergiversarse. Tras leer algunos blogs de ideología conservadora me ha llamado la atención lo enrevesado de alguno de sus argumentos, sus argumentos por reducción al absurdo, su extremada proximidad al sarcasmo, su retórica perversa, en definitiva. Es decir: cómo con un poco de facilidad de palabra se peuede conseguir dar la vuelta a cualquier tema.
    Me he trasladado a lo religioso porque dado que he estudiado en un colegio de monjas, me siento mucho más cómoda con estos ejemplos. Un saludo, gracias por tus reflexiones y perdona si me he extendido demasiado.

    By Blogger Telita, at 4:21 p. m.  

  • A mí me parece muy bueno que se cuelguen todo tipo de opiniones en blogas abiertas de pensamiento, como la tuya. Creo que es positivo, y que, a la par de la razón y la lógica, hay que reconocer ´aperturas´ incluso en pensamientos tan cuadriculados como puede ser el de Vargas LLosa.

    La polémica es buena. Yo opiné con la pasión, que en ciertos ámbitos no es buena guía, ya sabes.

    También hay que tener en cuenta que, a partir de ahora, el patriarcado utilizará nuevas estrategias de aproximación a los ´temas en candelero´ para utilizarlos y manosearlos, como siempre ha hecho, hasta que pierdan la radicalidad y el sentido.

    Besos, guapa.

    m.

    By Blogger Bellota, at 5:15 p. m.  

  • Es cierto,Vargas Llosa tiene sus clásicos "olvidos" y en ese contexto hay que leerlo. Lástima que un latinoamericano con tantos reflectores en España no mire un poco más hacia América Latina y un poco menos hacia USA. SALUDOS

    By Anonymous sirena_viuda, at 5:52 p. m.  

  • Siempre he pensado que lo que haces con tus posts es "tirarnos un balón" para que entre todos juguemos con él...

    Y eso no significa que tú seas un balón ni que estés de acuerdo con que los hagan con trozos de vaca muerta... (que modo más cruenta de decir "cuero")

    Saludotes

    By Anonymous Doghouse Reilly, at 6:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home