El Aviaducto

viernes, noviembre 18, 2005

Los papeles


¿Recordáis esta foto? Esta fue una de esas democráticas manifestaciones que organiza la derechona de vez en cuando y de cuando en vez para recordarnos cuánto añoran el poder. Fue en Salamanca, cuando las hordas fascistas salieron a la calle para protestar contra la devolución de los llamados “papeles de Salamanca” a Cataluña. Cuando asisto a manifestaciones de irracionalidad manifiesta como esta, o como las defendidas el pasado sábado con el tema de la educación, o la manifestación del 18 de junio sobre “la familia,” me planteo hasta qué punto mi trabajo tiene o deja de tener importancia cuando de rebatir estupideces se trata. En el mundo académico, son muy frecuentes las discusiones sobre si lo que hacemos “sirve” para algo. Mi posición es un poco intermedia en el debate: sin llegar a la arrogancia de creer que los artículos que los historiadores publicamos en revistas académicas – tan especializadas que las leemos cuatro contados – vayan a cambiar el mundo, tampoco caigo en el pesimismo de que mi trabajo no le importa a nadie y que no tiene trascendencia alguna...

Creo que hasta ahora he hablado poco de mi trabajo. Llevo ya algún tiempo metida entre archivos, rebuscando fichas a mano, leyendo catálogos, intentando encontrar tesoros que me permitan entender mejor nuestro pasado para así intentar entender mejor el presente, que en el fondo es a lo que nos dedicamos quienes hemos hecho de la Historia nuestra profesión. Pero hay una cosa que me entristece cuando veo fotos como la de arriba, porque aunque resulte una obviedad, a los archivos no va prácticamente nadie: muchas semanas, estoy sola en la sala de investigadores; con suerte, hay días que me encuentro con algún otr@ investigador despistad@, pero poco más. Ni el abuelo de la foto, ni ninguno de los que le acompañaban, ni desde luego los políticos que les jaleaban haciendo política rastrera, tienen la más mínima idea de lo que es un archivo, ni para qué sirve, y tampoco han puesto un pie en uno. Tampoco, evidentemente, han visto un documento de un archivo en su puñetera vida, y aunque lo tuvieran en sus manos, tampoco sabrían qué hacer con él. Pero la España casposa, la de charanga y pandereta, la España del paredón, del ordeno y mando, es así: se dedica a coartar la libertad de pensamiento – propia y ajena – porque en el fondo la ignorancia y la política de la consigna facilona resulta más cómoda. Así que cuando ando rebuscando tesoros en los archivos (en Segovia, Madrid, Simancas, Lisboa, o donde toque) simplemente tengo que pensar en la foto de Salamanca para acordarme de que, aunque en apariencia nuestro trabajo sea intrascendente, sigue siendo importante que existan personas con el ánimo y las ganas suficientes de poner los puntos sobre las íes. Así que aquí os dejo un pequeño tesoro...


Respondiendo a comentarios: un archivo contiene, por regla general, millones y millones de documentos de todo tipo que pueden llegar a ocupar varios kilómetros de legajos. La legislación actual permite a cualquier ciudadan@ consultar los fondos de los archivos estatales, salvo cuando se trate de documentos que se estimen pongan en peligro la seguridad nacional. Cada año hay miles de investigadores que pululan por los archivos de todo el mundo, y varios cientos - cuando no miles - en los españoles. Naturalmente, no todo el mundo busca lo mismo, pero son muchos los casos de gente que buscando una cosa, se ha encontrado con documentos que o bien no se sabía que existían, o documentos que se creían perdidos (por ejemplo, manuscritos de obras que sabemos que existen porque aparecen citadas en otras pero cuyo manuscrito original nunca había sido encontrado). Cuando se trata de documentos mucho más antiguos, y debido a que en lugar de papel había épocas en las que se utilizaban materiales como las pieles, conocemos casos en los que un material se ha reutilizado en varias ocasiones para volver a escribir, de manera que lo último escrito ocultaba obras que se creían perdidas...

Y siguiendo con el debate sobre la educación, al loro con los datos que ofrece Rebelión.

7 Comments:

  • Vale, como siempre hablo desde la ignorancia más absoluta, quizá no te lo creas, pero siempre he querido preguntarle a alguien, pero realmente, consultando esos archivos se descubren cosas inéditas, nuevos hechos, nuevas interpretaciones.

    A lo mejor te parece mal que lo cite, pero en mi casa tuvimos una época "reescribiendo la historia" (tenemos el canal historia y demasiado tiempo libre) y no sé, siempre aparecían Nuevos documentos jamás estudiados, ¿es esto posible? o es un poco películero.

    Ya sabes lo pregunto, desde la ignorancia más absoluta y la curiosidad más impertinente, pero ya sabes como soy, si no preguntase no sería yo.

    By Anonymous bea, at 9:16 p. m.  

  • Por supuesto que el trabajo de los educadores sirve, y mucho. Lo que pasa es que algunos educadores no saben la diferencia entre educar y adoctrinar. Un maestro, un profesor, debe enseñarnos a pensar, a razonar, a saber dónde encontrar la información, pero nunca a ofrecérnosla pasada por su propio tamiz.

    En mi ciudad-pueblo cada vez que tiran un edificio para construir otro es inevitable que aparezcan restos arqueológicos. Me indigna cuando escucho a alguien quejarse de que una obra se paralice por el estudio de unas piedras, sin saber que hoy ese alguien puede ser que esté aquí gracias a los que pusieron esas piedras y que, muchas veces, no sabemos ni quiénes eran, ni por qué las pusieron, o si hicieron algo mal de lo que debiéramos enterarnos para no caer en el mismo error.

    Un beso.

    By Blogger Capitán Harlock, at 11:53 p. m.  

  • Perdona que insista, pero, entonces en los archivos no saben exactamente lo que tienen. ??¿?¿¿¿?

    Es decir, tú llegas allí y les dices, hola¡ estoy haciendo un estudio sobre La batalla de Trafalgar, por poner un ejemplo y ellos te dicen, pase y sírvase usted mismo a ver si nos encuentra algo.

    Yo pensaba que estaba todo catalogado y mirado y remirado , es que un Archivo como su propio nombre indica se supone que está todo archivado , catalogado y tal.

    Comprendo que en lugares perdidos de sabe-dios-donde las cosas estén así un poco manga por hombro pero en los archivos que tú citas, pensaba que lo tenían todo mirado y más que mirado.

    Curioso, realmente curioso.

    Pd. También pensaba que para entrar en los archivos tenías que presentar un proyecto o algún tipo de justificación. No sabía que cualquiera puede ir a pasar la tarde. A mí me encantaría, ya ves, rarita que es una.

    By Anonymous bea, at 1:59 p. m.  

  • Te contesto en los comentarios para no volver a entrar en el post: cualquiera puede solicitar información y el personal tiene la obligación de que te la den. Si lo que quieres es buscar algo puntual, puedes solicitar un pase temporal de 10 días, aunque si lo que quieres es investigar y pasarte allí más tiempo sí necesitas el carnet de investigador. Por otro lado, no, no todo está catalogado. Dependiendo del archivo hay fondos que sí están catalogados y son fáciles de encontrar, pero hay veces en las que por ejemplo solamente tienes un cajón de sastre llamado "Causas" o "Pleitos" y sí, hay fichas hechas a mano de los contenidos con su número de legajo y tal, pero si lo que quieres es, por ejemplo, encontrar pleitos de digamos Gibraltar entre 1600 y 1700, pues te tienes que pasar las horas buscando en las fichas a ver qué encuentras... El principal problema de los archivos en España es que hay muy poco personal contratado, y se destinan muy pocos fondos a proyectos de catalogación o, últimamente, digitalización. Ah, olvidé decir también que muchas veces cuando en esos programas dicen "con documentos hasta ahora inéditos" es porque la normativa sobre desclasificación de documentos pone límites sobre cuántos años tienen que pasar para que un documento determinado pueda ser consultado (y cada país tiene normas diferentes). Si el tema que tocas es políticamente sensible (léase presencia española en Marruecos o el uso de armas químicas en la Guerra del Rif) es posible que aún pasado el tiempo legal que permite la consulta te nieguen la consulta de ciertos documentos por motivos de "seguridad nacional". En fin, que es muy complicado, y que por eso yo me dedico al siglo XVII, que en eso sí que no tengo problemas :-)

    By Blogger El Ave, at 2:49 p. m.  

  • O sea, que más o menos sí se sabe lo que se tiene, pero no siempre resulta fácil encontrarlo, y en ocasiones puede que haya cosillas que no se sabía que se tenían. No sé si me explico.

    By Blogger El Ave, at 3:03 p. m.  

  • Pues sí, Ave, lo triste es que, hablando con dos "abuelos" de los que hubieran ido a Salamanca si no fuera porque les pillaba un poco a desmano (que si no, bocata y p'allá, que los autobuses van pagados), me dijeron que era una vergüenza que se llevaran los papeles porque "a ver que iban a estudiar ahora los chicos de la universidad de Salamanca, si les quitaban la biblioteca para llevársela a Cataluña..." Aunque lo realmente rastrero es ver cómo hay algunos que consiguen movilizar a tanta gente sin explicarles exactamente para qué se les mueve, y que se aprovechan de la buena fe y del desconocimiento de tantos para manipular y dar la sensación de que todos están de acuerdo con sus planteamientos...

    By Anonymous Clons, at 6:07 p. m.  

  • La verdad es que los archivos contienen verdaderas joyas. Yo ahora tengo a mi padre enfrascado (y eso que el tiene de historiador lo que yo de Claudia Schiffer) en la investigacion historica de toda la zona de Ciudad Rodrigo en Salamanca...Y doy fe de que ha descubierto cosas muy interesantes!

    By Blogger Purkinje, at 12:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home