El Aviaducto

sábado, marzo 11, 2006

Supongo que debería tener muchas cosas sobre las que escribir. Algo importante, trascendente, algo que me hinche la vena, que me hiciera escribir un post largo, o corto, un post que en cualquier caso despertaría pasiones y algunos odios (últimamente son más frecuentes estos últimos). Supongo que caería en la tentación de responder con insolencia a la gente que se atreve a juzgarme sin conocer. Pero hoy, como esta semana, estoy muy cansada. Y no me apetece. A veces el blog dormita, y es mejor así.